Llego el tercer y ultimo día de Lollapalooza Chile 2018, y el primer comentario que se nos vino fue: “Creo que tres días es demasiado no?“, claro es que después de un día con Pearl Jam y otro con los Red Hot Chili Peppers nuestras energías ya no son las de un adolescente o un veinteañero (especialmente la espalda y el cuello), pero vamos que aun nos queda un buen puñado de buenas bandas que disfrutar este día.

Un numero raro dentro de la parrilla (no nos referimos a Damas Gratis), fue Boom Boom Kid. Con mas de 18 años de independencia del proyecto como BBK, mas los años sumados como Fun People, Carlos o mejor conocido como Nekro llego a este mega festival con su simplicidad y humildad, como lo es en todos los escenarios del mundo en donde se presenta.

BoomBoomKid_LotusStage_JaimeValenzuela_744

El Lotus Stage estaba casi a tope y para muchos fue un reencuentro con esos días de escuela y tocatas. Siempre a una velocidad en favor del mosh, Boom Boom Kid fue de menos a mas en potencia, con un repertorio tanto de BBK y Fun People, en donde abundaba el polvo levantado por el baile, pero finalmente daba lo mismo, es parte de mantener el espíritu con humor y amor.

Mac DeMarco fue cambiado de horario y de escenario, a las 16:45 saltaron al escenario con cervezas y tequila los norteamericanos para dar un rato de buena onda y entretención. El formato de DeMarco quien ya a visitado varias veces nuestro país siempre es igual, un show que pareciese desordenado y donde los músicos se encuentran en una constante fiesta arriba del escenario.

Macdemarco_itaustage_ignacioorrego_1-6

El setlist estuvo mas inclinado a su placa del 2012 “2”, incluido el neo-clásico “Ode to Viceroy”. Ya llegando a su final, DeMarco intercambia roles con el baterista Joe McMurray e interpretan unas cómicas versiones de Radiohead “High and Dry” y “Under The Bridge” de RHCP. Mac no paraba de reír durante las dos canciones que toco batería, todo estaba en buena onda, era parte del carrete, y el publico también lo entendió así.

Llegaba el turno de los ingleses de Metronomy y su show de teclados en vivo. El ahora quinteto dio ritmo a la tarde en el VTR Stage, con un show mas maduro, con un completo manejo del escenario y con la constante de mantener al publico bailando.

Metronomy_VtrStage_CarlosMüller_789

Sonaron canciones como “Miami Logic”, “The Bay”, “Love Letters”, “The Look” y la intepretada por su baterista Anna Prior “Everything Goes My Way”. Show redondo y bastante análogo en todos los sentidos.

Lo de Liam Gallagher era algo un poco predecible, el ex Oasis ya venia presentando dificultades con los dos shows que dio en Argentina, mas el antecedente del Lolla Chicago del 2017 en donde hizo exactamente lo mismo.

Pero de un comienzo todo pintaba bien y la intro de “Fuckin’ in the Bushes” a lo Familiar to Millions y un publico expectante dio el puntapié con “Rock ‘n’ Roll Star” y “Morning Glory”, para el publico todo iba perfecto y era fiesta, pero ya se veía un Liam incomodo que no dio mas y al cuarto tema “Wall of Glass” de su mas reciente exitosa placa As You Were (2017) el ingles a la mitad de la canción abandono el escenario, para volver al final y reclamar por el audio y pedir disculpas. El publico desconcertado comenzó con gritos desde “Noel, Noel” hasta insultos a su progenitora.
Un tremendo papelón que esperamos que se pueda remediar en un corto tiempo como lo prometió el artista en su cuenta de twitter.

LiamGallagher_VtrStage_CarlosMüller_814

Pero bueno, veamos el lado positivo, el abandono de Gallagher nos permitió ver en su totalidad el show de Spoon que estaba re programado para las 20:30 hrs en el Escenario Acer Stage.

Los oriundos de Texas dieron un show magistral, aun seguía el trago amargo de Liam en el ambiente, pero la performance de Spoon nos cambio rápidamente de animo y nos sumergimos en su folk-rock-pop norteamericano con toques de elegancia inglesa de principio a fin.

En diez precisas canciones, la banda equilibro el repertorio entre los discos Gimme Fiction, Hot Thoughts y They Want My Soul, con un sonido practicante estéreo y una mezcla de sonido psicodelica, Spoon nos demostró que están mas vigentes que nunca, y que su segundo show en Chile nos dejo con gusto a poco.

Spoon_Acerstage_franciscomedina_1-7

La reina de la noche era The Killers, la banda que venia con un sonido reforzado ante la ausencia de su guitarrista Dave Keuning y el bajista Mark Stoermer, la mitad de la formación original ya venia con un discurso medio preparado.

Con un sonido abombado casi cayendo en una masa, la banda de Las Vegas hizo abrió los fuegos con el single mas potente de su ultima placa “The Man”, el fervor y la devoción de sus fans ante el culto musical de su frontman Brandon Flowers fue de inmediata.

Lo que provoca Brandon en el escenario es casi una conversión de almas constante, en su séptimo show en nuestro país aseguro el camino con “Somebody Told Me” y “Spaceman”, hits que les permitió hacer lo que quisieran sobre el escenario.

Un punto destacable fue la version de Wonderwall de Oasis que interpreto al son de la guitarra Flowers, “Liam es mi Rey” le dijo a la audiencia, en donde lamento lo ocurrido y solo lo lleno de elogios.

D04_5111-The-Killers-credit-@robloud

Pirotecnia sobre y fuera del escenario ya comenzaba a marcar el final el show y de la épica jornada triple que vivimos por primera vez.

Como experiencia fue agotante, y creemos que en una próxima edición no es favorable realizar #LollaCL y #LollaAR al mismo tiempo, finalmente siempre habrá gente quejándose, siempre habrán detalles, pero entre todos podemos hacer que uno de los festivales mas grandes del mundo perdure en nuestro país, el cual fue el primero fuera de los Estados Unidos y que hoy en día marca tendencia a nivel mundial.