En vivo

T.S.O.L. en Buenos Aires, volvió la alegría vieja.

Niceto es un club lleno de mitos reales, donde tocan artistas del tipo Daniel Johnston un dia y al siguiente Los Crudos (sin generar esa violencia desmedida provocada en nuestro adorable Barrio Bellavista) Joe Strummer y los Mescaleros también me cuentan pasaron por ahí, Nekro de Fun People actual Bom Boom Kid celebra su cumpleaños sin publicidad provocando un lleno total, así, cientos de historias, ese día el turno era de unos legendarios T.S.O.L. contemporáneos a Dead Kennedys, Bad Religión y Circle Jerks, por nombrar algunos,los californianos trascienden del punk, gente como Slayer son declarados fans,  incluyendo un par de covers en su disco Undisputed Attitude. En la calle se bebe cerveza sin acoso policial y la gente en su mayoría fans de 3 o 4 décadas de edad, la tranquilidad imperante era un estado que dentro de una hora seria todo lo contrario. Volvió la alegría vieja.

Con un Niceto lleno, aparece T.S.O.L. True Sounds of Liberty a escena explotando esa energía punk original que personalmente estaba olvidando entre tanto aburguesamiento que provocan los años, este punto es fundamental para entender el sentimiento que se expreso esa noche, la old school es su máxima expresión, en un concierto de culto, donde algunos chilenos pululaban por el lugar, ya que extrañamente no tocaron en Santiago, bueno, los hipster se lo perdieron, el descontrol como esencia vital y viral era el ambiente, donde la fuerza de las canciones irrumpía a cada minuto, y es ahí mismo donde la reflexión de ver una banda con 35 años de carrera, es una inspiración, la fuerza e histrionismo son el manjar que contiene ingredientes de conciencia y repudio. Concentraron su set en Disappear disco lanzado en el 2001 bajo Nitro Records, cuyo dueño Dexter Holland había sido un gran fan de la banda por mucho tiempo. El sonido retorna a las raíces de la banda, la voz de Jack Grisham eleva las canciones a un sonido contemporáneo y de esencia punk por sobretodo, las ironías y sarcasmos de su líder, fluyeron a cada momento, donde la interacción con los fans dejaba en claro que los norteamericanos son una leyenda en vida.

Partieron la avalancha con  World war III, Terrible peolple, Superficial love, Dance with me, durante el transcurso el publico iba aumentando la adrenalina en fiel conjunción con unos T.S.O.L. brillantes y contundentes, tocaron clásicos como Property is theft, Wash Away y I’m Tired, finalizando este épico concierto con Silent Majority, Serious y la esperada por todos.. Code Blue.

La formación fue con Jack Grisham en voz, el maestro Ron Emory en la guitarra, Mike Roche en Bajo, todos estos miembros originales, acompañados por Tiny Bubbz en bateria y Greg Kuehn en teclados.

 Vídeo realizado por Pedro Tapia

Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

You may also like