En vivo

Pulp Lado B @ La Cúpula

Yo no fui al Primavera Fauna porque era lejos y vivo lejos y cómo me iba a devolver e iba a estar lleno de minas en bikini y qué lata verles las caras de estúpidos a mis amigos así que el sideshow de Pulp en La Cúpula era como la mejor de las bendiciones, porque por unas lucas más (varias más, en realidad) iba a poder a verlos en un lugar pequeño y tranquilamente. Iba predispuesta a ver un espectáculo redondito, a bailar los clásicos, a guardar el ticket con los otros 300 que tengo. Yo no contaba con lo que vi/escuché esa noche.

Las entradas decían “21:00 hrs.” , así que a las 20:30 caminaba a pasito rápido con mis patitas cortas hacia el lugar, sólo para encontrarme con una tremenda cola y muchas quejas en Twitter. Las pifias de la gente que estaba adelante se escuchaban desde donde yo estaba a pesar de que no alcanzaba a verlos, así como tampoco alcanzaba a ver el final de la fila. Entramos a las 21:30 por ese amplio y grato ingreso al recinto (Señor Jesús, que nunca me pille un temblor ahí), y el show empezó a las 22:15 aproximadamente, con esas proyecciones en verde sobre el telón negro que todos ustedes deben haber visto. Yo gritaba “ya pos, que empiece la €¬#! por la ·€&%/!! “ Yo miraba las visuales un poco aburrida por tanta espera y el cambio de hora, hasta que al fin parte el show. Y ahí estaba Jarvis Cocker y me rendí en la primera canción, Do You Remember The First Time?. Sonaban bien, escuchaba la voz, escuchaba los instrumentos, y estuve las tres primeras canciones sin poder sacarme la sonrisa de la cara, mirando cómo el Cocker bailaba como si todavía fuera joven y, de pasadita, recordándome que yo tampoco soy tan joven. En algún momento del principio, sorry pero estaba tan feliz que caí en la estupidez,  el frontman explica que el show va a ser distinto al del día anterior, y después no dejó de hablar nunca y yo me reía no más de sus tallas fomes sobre que deberíamos conversar sobre la urbanización en Londres porque era Jarvis y si Jarvis tira una talla, hay que reírse.  Eso sí, cuando le tiraron las calugas y dudó sobre ellas como durante 3 temas, ahí si me dio risa de verdad. Volviendo al show, la segunda canción fue Underwear (“es muy temprano para pedirles ver su ropa interior”) y la tercera Razzmatazz, en la que Cocker le tiraba cosas que nunca entendí qué eran al público,  lero lero Primavera Fauna, tocaron esas dos acá. Para qué decirles lo prendido que estaba el público con la tripleta de temas con los que partieron

Después, la cosa se puso mejor. A Little Soul, She’s a Lady, Lipgloss, Party Hard… en esta parte ya no recuerdo bien el orden ni qué pasó ni cuántos temas tocaron, porque yo estaba en una de las mejores fiestas a las que he ido y estaba sobria . Muchos coincidimos en que este concierto era una deuda con el público chileno, que tanto amamos todo lo que venga de esas islas llamadas UK, pero yo me esperaba algo menos Pulp y más Pulp, The Reunion, no me imaginaba que la banda seguía siendo la misma en potencia y en show. Se me voló la cabeza viendo al cantante bailar como si fuéramos la audiencia más grande e importante, y escucharlo cantar con toda su voz. Muy pagadas las lucas y la espera.

Y había encore wichipirichi, Primavera Fauna, y ahí terminaron de dejarla a una tomando relajantes musculares todo el resto de la semana: Disco 2000, Mile End, Bad Cover Version y Mis-Shapes: Santiago estaba en fuego y el Cocker bromeaba que había que ir a trabajar al otro día, aunque ya era el otro día porque eran como las 00:15.

Resumiendo, si bien íbamos a quedar felices sólo por verlos, porque uno sufre y los espera y pasan como 12 años desde que uno los bailaba en el Carrera, Pulp mostró un show que sonaba y se veía bien, un show atemporal  que te hacía bailar mientras estabas cantándole Like a Friend a ese recuerdo incómodo en tu cabeza. El grupo logró mandarle su música a la nostalgia de uno tanto como al uno del ahora-ya, nos cantaron cómo queríamos haberlos escuchado hace tanto tiempo pero con la calidad que se aprecia cuando ya se tienen un par de años más y se espera más de lo que se ve/escucha. Pulp fue redondo, sólido, potente, emotivo a ratos, energético, y todos esos adjetivos dignos de discurso presidencial. All hail to Pulp, todos los jumbitos para los de Sheffield.

Y no tuve que ver a Astro en el intertanto

Por @Betarraga
Foto: @Ultrapop

 

Do You Remember the First Time?
Underwear
Razzmatazz
A Little Soul
Sorted for E’s & Wizz
Sheffield: Sex City
She’s a Lady
Lipgloss
Like a Friend
Babies
Party Hard
This Is Hardcore
Sunrise
59, Lyndhurst Grove
Common People

Encore:
Disco 2000
Mile End
Bad Cover Version
Mis-Shapes

Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

You may also like