Articulos

La previa de Jesus & Mary Chain en Chile: ¿Vamos a formar una banda?

Cuando tuve la oportunidad de visitar Glasgow comencé a pensar que no hay otro lugar en el que una banda como Jesus and Mary Chain podría haber nacido. El “museo de la gente” me dejó ver una parte de la historia de ese lugar en la que las personas no tenían más remedio que sentarse a pasar el tiempo, compartiendo no tanto los baños, sino que ese sentimiento de que todo avanza pero tú te quedas. El aburrimiento de estar en un mismo punto mientras la locomotora corre como loca y sin tregua, haciendo que una falsa idea de velocidad se instale en lo más profundo de tu cabeza.

Sin embargo, he escuchado por allí a mucha gente divinizar al aburrimiento. Dicen que los genios sufren muy a menudo de esta condición y que por eso terminan teniendo buenas ideas. En el caso de los hermanos Reid, fue crear una banda.

Jesus and Mary Chain es el ejemplo puro de lo errados que están los conceptos de la ingeniería comercial. Si las ventas de sus discos se hubieran aplicado a cómo estos últimos llevan las empresas, ya todos los involucrados estarían despedidos por “necesidades de la organización”. No obstante, y gracias a que no hablamos netamente de negocios, podemos decir que agrupaciones con JAMC nos recuerdan que “la onda” y “la mística” van más allá de los números, más allá de esa materialidad forzada del éxito.

¿Pero por qué habría que verlos ahora, cuando ya ni colmenas tienen? Bueno, porque el sitial de banda de culto no se gana gratuitamente. En el caso de JAMC tomó algunos shows de diez minutos en los que la gente sólo distinguía murallas de ruido y que ellos no les daban la cara, generándose situaciones extremas.  De la misma manera,  siempre es bueno ver a los hermanos que dieron pie a la violencia intrafamiliar en el escenario, no por nada los Gallagher pudieron heredar ese tipo de conductas y ser aplaudidos.

Pero, por sobre todas las cosas es bueno ir al show porque las melodías contenidas en sus discos nos han acompañado en diversos momentos de nuestra vida. Por ejemplo, cuando muy temprano vas camino a tu pega, emocionándote con un eterno cielo de abril o a la hora de abordar esa montaña rusa imaginaria que se mueve en el limbo del vértigo de la caída y el ansia del ascenso.

En un carrete, cuando ya caminas de lado y comienzas a pensar en que, si existe Dios es un rock star y estás dispuesto a morir como él. Quizás en el segundo de sentirte limpio cuando llueve y más tarde cuando corres a refugiarte en tu auto, no del clima, sino que de ti mismo, de esa ensordecedora sensación de velocidad con la que se dispara un arma triste.

Por todo esto y más es que vale la pena reencontrase con Jesús and Mary Chain. Podrán faltar las colmenas, la ropa negra, los riots y la vista de sus espaldas, pero esa sensación que nos sigue produciendo su música estará allí, intacta ¿cuántos finalmente formarán una banda luego de verlos?

The Jesus & Mary Chain
jueves, 22 de mayo 21:00 hrs.
Centro Cultural Teatro La Cúpula – Santiago
Pre-Venta: $ 33.600
Nota: Precios incluyen cargo por servicio.
Puntoticket

You may also like