Articulos

In The Flesh: Cómo los Zombies también sienten (y más de alguno, emo)

[youtube id=”3uAJklDka_U” width=”620″ height=”360″]

In the Flesh, mis estimados lectores, es una mini serie emitida en marzo de 2013 por la BBC Three de Londres. Esta mini serie está ambientada en una época posterior a un apocalipsis zombie (2009) y retrata la vida de un joven que se reintegra a la sociedad luego de ser curado del PDS (Síndrome del Parcial Muerto, estado que toman loszombies que lograron ser capturados), por el gobierno británico.

Con sólo 3 capítulos, “In The Flesh” muestra cómo Kieren Walker (Luke Newberry) se vuelve a reintegrar a su pueblo de origen, Roarton (Lancashire), un pueblo que aún no tolera a los “Parcialmente Muertos” y que es uno de los pocos pueblos que cuenta con una HVF (Human VolunteerForce, comunidad de vecinos que mataron zombies durante el apocalipsis). Aquí es donde la historia se pone entretenida…

La Familia de Kieren está compuesta por padre, madre y una hermana, Jem, activista de la HVF que ven con recelo la llegada de su hermano y logra hacerle la vida de cuadritos. Para Kieren esta es una nueva oportunidad de vivir después de que intentara atentar contra sí mismo cuando supo que su mejor “amigo” Rick había “muerto” en Afganistán por la guerra.

Los recuerdos, su personalidad depresiva y la aceptación de su nueva condición iban bien hasta que retorna Rick, también con el síndrome PDS, a casa de sus padres. La familia de Kieren evitó que tuviera contacto con él, pues Kieren había sufrido mucho después del “suicidio” de Rick, pero Amy, una amiga de Kieren quien gritaba al mundo lo orgullosa que estaba de ser una PDS, lo llevó de salida al bar del pueblo donde, sin querer, se encuentra con Rick y comienza otro racconto de la serie.

El Padre de Rick, Bill, era el líder de la HVF quien no creía en la recuperación total de los zombies y también perseguía a los con PDS. Invitó a su hijo  de cacería por el bosque esa misma noche  y él invitó a Kieren, donde hablaron del por qué se había matado y todo lo que pasó con ellos cuando Rick se unió al ejército y Kieren a la academia de artes (porque Kieren Pintaba…sí, súper sensible el hombre). En esta conversación, de forma implícita se retrata que entre ambos, hubo más un “abrazo de amigos” (Sí, a mi esa Kieren no me engaña…meh!).

Luego de esta aventura y de una conversación del Capellán del pueblo con el Padre de Rick, de la nada aparece el cuerpo sin vida de Rick en el antejardín de la casa de los Walker y Kieren, nuevamente, entra en su locura y huye de su casa hasta una cueva, donde solía pasar el tiempo con Rick. Con la preocupación de la familia por la desaparición y el recuerdo latente de lo que había ocurrido el 2008, la madre de Kieren,  Sue, va  a buscar a su hijo a la cueva, donde ocurre uno de los puntos más álgidos de toda la serie. Ya de vuelta en casa, Kieren se enfrenta a su padre dispuesto a confrontarlo y a sanar una herida que, desde 2008, la familia completa tenía guardada en su corazón. (No les contaré nada más, para que la puedan ver)

Y lo que me convoca…un medio-zombie con personalidad depresiva, no podía no tener un soundtrack acorde a él y es aquí donde entra en escena Keaton Henson. ¿Keaton Henson? ¿Quién es él? ¿Su mamá lo mandó solo para acá? ¿Alguien lo conoce? Bueno, nadie lo conoce pero BBC Three sí. Este joven compositor, cantautor, pintor, poeta y guitarrista de la escena indie-folk de Inglaterra con dos discos a su haber, se encargó del Soundtrack de In The Flesh  y por primera vez que veo en una serie cómo una canción es ejecutada de forma esplendida en una escena: El Funeral de Rick.

Más que hablar de la serie en sí y catalogarla con puntos, elefantitos, jumbitos o whatever, quería hacer esta columna dedicada a In The Flesh y Keaton Henson porque  hay canciones que te paran los pelos y además, ayudan a una serie a transmitir todo el doloroso, tortuoso, depresivo y ambivalente ambiente de la  cabeza de Kieren, ese ex zombie que amaba a Rick tanto, que llegó a sentirse vacío sin él. Llegó a sentirse una persona que no debía estar viva sabiendo que su mejor amigo (y más que amigo, insisto) ya no estaba con él en tierra… y como dice la canción del funeral de Rick “Corpse Roads”:

“And I’m so damn scared,
Of dying without you,
But I’ve come prepared
resolved for my life to wear a funeral suit.”

 

[youtube id=”vpjG4CAzujQ” width=”620″ height=”360″]

Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

You may also like