La séptima edición del festival Fauna Primavera estuvo cargado de piezas claves para entender el rumbo que los festivales en Chile han emprendido, estos no siempre son para el gustos de todos, ya que presentan una parrilla variada de artistas tanto nacionales como extranjeros los cuales no necesariamente tienen que representar un periodo o escena específica. A pesar de esto, nos animamos a afirmar que nunca faltara un porcentaje de público simplemente va a figurar, a sacarse selfies o incluso a conversar banalidades mientras la música suena, sin embargo nosotros estuvimos allí por lo que realmente nos importa, LA MÚSICA:

Con algunos problemas por parte de los buses del festival logramos llegar al debut HOMESHAKE con su mas reciente álbum Fresh Air, disco que dejo atrás los días de Peter Sagar como el ex guitarrista de Mac Demarco. Su presentación logró captar la atención por su pulcro sonido, destacamos su suave voz que a ratos se transformaba en una verdadera bomba procesada con efectos y armonizadores, que hacían más penetrante la experiencia sonora, dejando entrever raíces negras con cortes y estructuras muy llamativas.

fauna-4
Aun siendo temprano y con el calor en su momento más pesado, pero no por eso se iba a dejar de bailar, con un show de muy alto nivel NEON INDIAN demostró que tenían todo lo necesario para ser cabeza de cartel, incluso con  la fiesta que tenían arriba del escenario podrían haber sido un maravilloso acto de cierre. Fue una muy grata sorpresa y acá podemos referirnos a lo importante que puede ser una instancia de festival para descubrir sonidos y musicalidad que no necesariamente encuentras en el día a día entremedio de los círculos en los que cada quien se mueve, se agradece que siempre hayan bandas que sorprendan y te motivan a seguir escuchándolos.

fauna-12
No movimos nuevamente en dirección a WHITNEY, donde el cálido sonido de los jóvenes provenientes de Chicago permitió dar un pequeño paréntesis entremedio de la jornada, la música de raíces folk con tintes indie y letras melancólicas constituyen un estilo único, relajado y muy fácil de digerir y que a ratos sorprende por la calidad de la interpretación donde también destacan elementos como una formación inusual con un Julien Ehrlich (ex Unknown mortal orchestra) En batería y voz principal, alrededor un ensamble que se compone por guitarras, bajo, teclados, bronces y percusiones, rememorando un aura gospel que esta presente a lo largo de su debut discográfico “Light upon the lake” del año 2016.

fauna-20
Al otro lado del espacio Broadway NOVA MATERIA comenzaba a armar la fiesta con su sonido híbrido, elementos electrónicos superpuestos por materiales acústicos, con un pilar firme en lo rítmico, así es como el dúo Franco-Chileno nos ha encantado con su propuesta, siendo en el escenario donde podemos dejarnos llevar por la construcción sonora donde los elementos percusivos de constituyen como eje central de la performance, un trabajo que ha demostrado funcionar muy bien en distintos escenarios y que sin duda fue una de las presentaciones donde el fiel público nacional estuvo presente.

fauna-27
El calor comenzaba a bajar lentamente y llego el momento de presenciar un tributo único en su clase, que imaginábamos difícil poder ver en vivo alguna vez, hablando de SEU JORGE, que retomaría su trabajo realizado en el soundtrack de The Life Aquatic de Wes Anderson, para tributar nuevamente a David Bowie, tras su partida. Este fue el momento para estar tranquilo y solo dejarse llevar por la potente voz y las cuerdas de nylon de Seu. Acompañado de una grata conversación sobre la experiencia entre canciones logró generar una cercanía muy cálida e íntima que pocos artistas logran sobre el escenario, sobretodo en el marco de festivales masivos. A Pesar de la inconveniente interrupción del sonido proveniente de los otros escenarios, nada fue capaz de opacar el momento más íntimo y emotivo de la jornada.

fauna-32
Llegó el momento de que el ácido sonido comenzará a correr por las venas con The Black Angels, una potente interpretación del conjunto de Texas quienes se hicieron cargo del momento más oscuro y crudo de la jornada. Guitarras saturadas, una base rítmica caracterizada por el downbeat acompañada de capas de reverberación y teclados que se conjugan como los elementos sobre los cuales se desarrollan líneas vocales con una textura inigualable. El público gozó de una puesta de sol a ritmo lento y oscuro, donde fue casi imposible mantenerse quieto ante la energía de los riffs cortopunzantes.

fauna-37
Un show de Yo La Tengo siempre estará lleno de sorpresas, con una cantidad considerable de repertorio que varia bastante entre show y show, el trío insigne del rock alternativo nos vuelve a visitar y a dejar sobre el escenario toda la emotividad y agresividad que los caracteriza. Demostraron el impacto que la música puede tener a través de distintas generaciones, congregado a un público de edades transversales, quienes no pudieron quedar al margen de un sonido e interpretación espectacular, donde también se dejó ver la comodidad y confianza existente entre los miembros de la banda, los cuales se dieron el tiempo de rotar entre los distintos instrumentos para poder levantar un setlist único y con una diseño sonoro de cátedra. Se hicieron presentes clásicos como “Stockholm Syndrome” y “Autumn Sweater” y de las mas recientes destaco por sobre todo una potente versión de “Ohm” que llevo de la mano el final maestro con la pegadisima y extensa “Pass the Hatchet, I Think I’m Goodkind”.

fauna-50
Después una dosis de experimentalidad como la que hace Yo La Tengo llego el momento colorido y más prendido de la noche, PHOENIX en 18 tracks casi sin detención hizo mover, bailar y saltar al público presente, un espectáculo de principio a fin donde quedó en claro el talento interpretativo del conjunto, quienes presentan en vivo una sonoridad expandida, dándole un nuevo boost energético a su trabajo discográfico el cual  cuenta con un puñado de singles, que fluyen uno tras otro acompañados por un show visual potente y que logra resaltar ciertos momentos del show que constituyó su cuarta visita al país, donde parecieran jugar de local y donde para nosotros cerro la jornada con broche de oro al ritmo de las guitarras y los sintetizadores de los franceses.

fauna-58

Fotografías por Mariano Díaz
Revisa la galería completa en nuestro facebook:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.914046322082243.1073741868.129689550517928&type=1&l=e441403bf0