En vivo

BELLASTOCK CHILE 2013: Sustentabilidad a 2.300 metros de altura.

Sí, está bien, siendo adolescente me atreví a cruzar dos veces la cordillera con el fin de ir a ver conciertos de dos bandas favoritas. Sin embargo, el estar, literalmente, en la “Punta del cerro” presenciando un festival de música y arquitectura me pareció un panorama atractivo para el sábado recién pasado. Por lo anterior, tomé mis bártulos y partí a Bellastock 2013 en Farellones.

Con siete años de trayectoria en países como Francia, Dinamarca, Alemania, China, Turquía, Canadá, Algeria y México, Bellastock Chile partió con la premisa de ser el primer certamen a nivel sudamericano en donde la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente constituyeran los pilares fundamentales. Cosa no menos importante si pensamos en nuestra incipiente cultura verde y la poca capacidad que tenemos, como país, de comenzar a exigir políticas (en todos los ámbitos posibles) que privilegien el trato amigable con el entorno.

Entre las cosas más llamativas del evento, se contaba la construcción de una ciudad efímera con botellas plásticas, con el fin de habilitarla para los dos días y una noche que duraría Bellastock 2013. Pudimos ver a los involucrados trabajando en equipo para sacar adelante cada uno de los proyectos que conformaban esta ciudad, que desparecería de manera tan rápida como su puesta en marcha.

Siendo este un evento muy publicitado a nivel radial, llamó poderosamente mi atención la poca concurrencia de interesados, sobre todo considerando la gran cantidad de escuelas de arquitectura a nivel nacional. De hecho, extrañé que más instituciones a cargo de impartir esta carrera se hayan hecho partícipes de este evento, hubiera sido enriquecedora la asistencia de docentes y alumnos para que vivieran en terreno este tipo de experiencia.

De la misma manera, y a pesar de que dentro del programa se contaban talleres, no vi ninguno. Extrañé algún tipo de stand, sobre todo sabiendo que la arquitectura está experimentando un gran giro, volviendo a métodos más antiguos y sustentables de realización (un ejemplo de lo anterior es la vuelta a los materiales de antaño como el superadobe, fardos de pasto, entre otros), que cumpliera con informar a los que no somos doctos sobre la importancia que estos cambios generarían en nuestra calidad de vida.

En cuanto a las bandas, el festival contó con un nutrido cartel. Se presentaron agrupaciones ya más consagradas como “The Ganjas” y “Matorral”, junto con los reunidos “Denver”, “Prehistóricos”, “Fármacos”, entre otros. Lo que me gustó es que entre las tocatas se implementó un segmento llamado “Recicla tu M2”, era en este lapso en donde uno se paraba y comenzaba a tirar a la basura los desechos que tuviera más cerca: colillas de cigarros, latas de cerveza entre otros, pero lo bueno es que la gente fue atinada y no lanzó desperdicios al suelo (igualito que en el Parque forestal para el concierto de “Los Jaivas”)

A pesar de que no resultó de la manera que se quería, sigo pensando que Bellastock fue una buena iniciativa. Esperemos se siga realizando y así comience a aportar al debate sobre la sustentabilidad, sobre todo en nuestro país, donde aún seguimos pegados en la idea de que si algún proyecto no nos devuelve en dinero lo positivo que pueda conseguir, no se hace, no importando que los beneficios puedan llevarnos a tener ciudades más inteligentes y amigables con sus habitantes y el entorno.

 

Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

You may also like